Videojuegos y lectura

Puede que al leer el título de este artículo estés preparado para una especie de discurso en el que colocamos a los videojuegos en el lado negativo y la lectura en el lado positivo. Si es así, te podemos adelantar que estás equivocado, de la misma manera que si opinas lo contrario. ¿Cómo puede ser esto? Es fácil, en realidad desde mi punto de vista ambas aficiones, tanto la lectura como los videojuegos encabezados por las consolas más vendidas como son Xbox, PlayStation, Wii o PC, se encuentran en el mismo nivel e incluso una de ellas te puede llevar a la otra o viceversa.

En este sentido, el hecho de considerar a ambas aficiones como algo que se excluyente, es un error, ya que queramos o no, muchos videojuegos están plenamente basados en éxitos de la literatura y el cómic y basan sus guiones en el mismo esquema que podemos ver en cualquier novela. La diferencia es que si bien un libro, todo el escenario y personajes los tienes que imaginar tú mismo, en un videojuego el jugador es un espectador activo que interviene directamente en el desarrollo de la historia a través de sus propias acciones.

Los videojuegos ayudan en la lectura

También hemos de tener en cuenta que tradicionalmente se ha usado la lectura no como fuente de placer o actividad lúdica, sino como una especie de castigo, una obligación. Por suerte esta imagen de la lectura está cambiando y muchas familias hacen de la lectura un placer y no una actividad forzada, gracias a la difusión e importancia que cada día van cobrando diversas iniciativas de fomento lector en múltiples países. Sin embargo, existe cierto rechazo automático hacia los videojuegos como culpables de la falta de afición por la lectura de los jóvenes, y esto sin tener en cuenta que estamos en un contexto en que los medios audiovisuales han modificado la forma de percibir el mundo y relacionarse con la sociedad.

Uno de los efectos de este cambio de en la sociedad, es la falta de tiempo que los miembros de la familia comparten entre sí, haciendo que los videojuegos puedan resultar más atractivos para las generaciones más jóvenes que los libros, que requieren de determinados procesos cognitivos y afectivos que deben desarrollarse en el tiempo antes de poder ser apreciados en todo su potencial.

Es por este motivo, que no podemos considerar esta afición negativa por el hecho de ser diferente a las actividades que los que somos adultos ahora realizábamos. Es como si dijéramos que leer siempre es bueno, sea lo sea lo que se esté leyendo. Tenemos que tener en cuenta que la sociedad ha sufrido grandes cambios en las últimas décadas, algo que deben tener en cuenta padres, educadores y hasta especialistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s